lunes, 29 de octubre de 2012

La Verdad

Cuando me desperté eran como las cinco de la tarde, había dormido bastante, eso porque antes del juicio prácticamente no dormí... bueno, todavía no estoy tan viejo como para no soportar una noche de insomnio.
Me metí en la bañera y recién después agarré el teléfono. Solo tenía un mensaje, decía que tenía dos días libres, con razón nadie me había buscado. Asumía que estaban todos con días libres porque eso es lo que se estila después de una batalla... Eso me recuerda, voy a organizar una fiesta, mi gente se lo merece.
Paola no me había mandado ningún mensaje después del último que le escribí... ¿Qué se supone que significa eso?

-Buenos días, mejor dicho, tardes
Me senté al lado de Paola en la barra y pedí una cerveza.
-Hola, son las 18hs más o menos- me dijo riéndose.
El comentario me hizo morir de risa.
-Ya había dado por hecho que no estaba todo dicho Mark, por eso no te respondí. Y perdón por lo del mensaje sobre Ryan, pero estaba por caer dormida y no quería dormirme sin decirlo.
-Ahh no te preocupes, no pasa nada. ¿Te acordás esa vez que nos cagamos a trompadas con el grandote? Que buenos tiempos... Hace mucho que no me cago a trompadas en un bar...
Ahora la que se empezó a reír fue ella.
-Sí, me acuerdo de todas las peleas.
-Yo sé que Ryan solo me enseñó a boxear para que lo ayude a pelearse en los bares...- tomé un poco de la botella de cerveza y continué- Me acuerdo cuando estábamos yéndonos de la Tierra, todos estaban mirando por las ventanas menos nosotros dos. Ninguno tenía nada más que ver, y me acuerdo que mientras todos veían a la Tierra alejarse nosotros estábamos en la cafetería comiendo una hamburguesa.
-Me contó. Yo tampoco tenía mucho que ver, la poca familia que me quedaba viajaba en el SDF-3 también.
-Bueno, en mi caso ya sabés que yo había perdido a mi madre y a mi padre, pero había alguien más de quien nunca te hablé... No llegó a ser mi familia solo por cuestiones de tiempo. Su nombre era Lucy. La conocí en el SDF-1 cuando no nos quedó otra opción que quedarnos a vivir ahí.
-¿Quién era Lucy?- me preguntó extrañada.
-Fue mi primer novia, y la única prometida que tuve. Murió en el ataque de Kayron a la ciudad, el mismo día que mi padre. Debe ser fácil 30 años que no hablo de ella... Y sí, supongo que escapé de los recuerdos cuando decidí irme de la Tierra, como hicieron muchos. Tengo una foto de ella todavía en mi VF, aunque no puede ver la luz porque está conmigo cuando tenía 15 años.
Paola me escuchó con atención y cuando dije eso último se le escapó una carcajada.
-Lo siento. Aunque debe sonar extraño oírlo después de tanto tiempo.
Me reí.
-No es tan extraño. Creo que después de ayer no hay nada de lo que no pueda hablar- dije y me volví a reír- Igual no es tan difícil encontrar una foto mía de cuando tenía 15 años, debe estar en mi file. En tu caso no necesito ver fotos porque te conocí a los dieciséis.
-Cuando me acuerdo parece que hubieran pasado siglos, pero por otro lado parece todo igual...
Miró alrededor, miró los uniformes y se tocó las insignias del hombro- ES todo igual.
-Hay cosas que nunca cambian, otras que sí. Bueno, ¿dónde vamos a comer hoy a la noche?
Quizás podía parecer que la estaba presionando para hablar pero realmente no quería dejar las cosas así, quería que al menos de mi parte, las cosas quedaran claras.
-mmm no sé, podríamos variar un poco....- dijo agarrando el diario.
-Supongo que los lugares que frecuentaba cuando todavía vivía acá ya no existen o pasaron de moda...
Le nombré un restaurante de cuando yo iba a la escuela militar en la Tierra, aunque dudaba que todavía siguiera existiendo. Ella me miró y me dijo:
-Mark, esta Ciudad la trajeron del espacio. No estaba cuando vos vivías acá, eso fue antes del último cataclismo- lo dijo seria pero después se empezó a reír. Yo me reí con ella.
-Qué lástima, ese lugar estaba bueno...
-No te creas que yo ando mucho mejor- sacó su notepad y se puso a buscar ahí.
-No conozco nada de acá, desde que vinimos solo estuvimos acá adentro... estaba pensando en buscarme una casa. Voy a alquilarme algo cerca.
-¿Si? yo tengo alquilado un departamento.
-¿En serio? pensé que te quedabas siempre en la base. Creo que el único que hace eso soy yo...
-Hay un restaurante Alemán nuevo que abrió, mirá
-A ver...- me acerqué a ella para mirar la publicidad del lugar. Sabía que quizás no era lo más recomendable, pero había tantas cosas que ya eran normales entre nosotros que se me complicaba un poco discernir hasta donde ir y hasta donde no...
-Tiene pinta, aunque creo que nunca comí comida alemana... Bueno, podemos probar
-Íbamos a ir con Aeryn, pero podemos hacer el vuelo de pruebas nosotros
-¿Vuelo de pruebas? Bueno dale, supongo que habrá que probar algún VF salido de algún hangar perdido por ahí...
En ese momento me di cuenta que Paola me estaba mirando raro.
-Ah, pero si soy un boludo, recién ahora caí que te referías a probar el restaurante...
Ella se empezó a reír otra vez.
-Los reflejos Capitán, los reflejos
-Mis reflejos no son lo que eran... Por cierto, mirá lo que descubrí
Puse en mi notepad el video en donde ella había bajado al Haydonita mientras se teleportaba y se lo mostré.
-Ah sí, no sé qué mierda me pasó, le erraba a las maniobras…
-¿Vos no estás joven para perder reflejos?
-Nah eso no fueron malos reflejos fue manqueada nada mas- dijo riéndose- Pobre tu mecánica, se re-portó, me dejó el VF impecable en 2 días
-Igual yo me refería a esto, lo bajaste cuando ya se estaba teleportando, o como sea que se llame…
-Estaba saltando, no hacen saltos como nuestras naves, aceleran, tipo las naves de Star Wars
Me reí, me daba mucha ternura cuando se ponía en esa actitud nerd.
-No lo había pensado así, pero tenés razón… ¿Cual era tu personaje favorito de Star Wars?
-Chewbacca
-¿En serio? Es un gran personaje, pero no pensé que me ibas a nombrar justo ese.
-Siempre me pareció como el único que tenía claro lo que estaba pasando y lo que él tenía que hacer- dijo encogiéndose de hombros.
-Bueno, Leia también... aunque se metió con Han Solo que era un desastre... Ese le restó algunos puntos. Igual para mí el mejor era Luke, se bancó las mil y unas.
-Sí, es verdad…
-¿Entonces a qué hora vamos?- le pregunté.
-mmmm hora de comer, como para estar allá a las 11?
-Dale ¿Vamos en ciclón o taxi?
-Ciclón, no tengo ganas de esperar taxi
-En ciclón entonces
Me terminé de bajar la cerveza y decidí irme a entrenar un rato. No quería hablar de nada más por el momento, y menos ahí donde cualquiera podía escuchar…
-Me voy a entrenar un rato, ¿venís?
Me miró.
-Estuve entrenando toda la mañana- y puso una sonrisa sarcástica.
-Cierto que ya es de tarde- dije después de reírme.
-Además en un rato quiero ver como esta el VF, ya sé que Kate lo arregló bien pero hay un par de cosas que quiero comprobar.
-Está bien, nos vemos a la noche entonces
-Chau, nos vemos- me sonrió y se pidió otra cerveza.

Necesitaba concentrar mi energía en algo y qué mejor que en el gimnasio. ¿Por qué estaba tan nervioso? Se suponía que tenía que ser al revés, siempre era al revés. Ahora resulta que el nervioso soy yo… Y ella parecía totalmente tranquila, si bien esta era la primera vez que salíamos después de que le dije también habíamos salido miles de veces a lugares como ese los dos solos… No tenía por qué estar nerviosa. Además nadie quería que Paola se pusiera nerviosa, sus nervios siempre incluían algo rompiéndose.
Me quedé entrenando varias horas hasta que se hizo tarde y me fui a mi habitación a ducharme y vestirme para salir. Me di cuenta de que necesitaba comprarme ropa nueva, hacía no sé cuantos años que no renovaba mi guardarropas. Y también me di cuenta de que no tenía idea de cómo se suponía que tenía que vestirme para ir a este lugar, bueno, el “elegante sport” nunca falla.
Estaba bastante fresco así que me busqué una campera abrigada y salí. Paola me esperaba sentada arriba de su ciclón.
-Buenas noches, ahora no me voy a equivocar porque ya no hay sol.
Ella me sonrió y salimos en nuestros ciclones, no dije nada durante el viaje.

No tardamos mucho en llegar, el lugar parecía bastante bueno.
-Parece que la foto no engañaba…
Era una especie de pub aunque podía pasar también como restaurante. La ambientación era bastante retro pero nada específica. Tenía una par de barriles de cerveza decorativos afuera y una baranda de madera para las mesas afuera. Estaba todo recubierto de maderas en el interior, y la iluminación era con lámparas al viejo estilo, de colores. Había varias mesas.
Como siempre hacía abrí la puerta y esperé que Paola pasara primero, mientras miraba al interior por si había alguien conocido, por suerte no.
El lugar era bastante grande, había una banda tocando pero el lugar no estaba todo lleno de parlantes así que había mesas donde se podía hablar sin problema.
-Me gusta la ambientación, y no hagas comentarios de que era obvio por la edad. Espero que haya cerveza de la buena…
Ella se rió y me dijo:
-No, a mi me gusta, yo tampoco soy tan joven ya Mark
En la carta había varias marcas de cervezas artesanales que no veía desde hacía más de treinta años…
-Definitivamente me gustó este lugar… Creo que voy a pedir una roja… ¿Te parece que pidamos una picada?
Solo me sonrió y asintió. Se acomodó tranquilamente en una de las mesas junto a la pared, una que tenía bancos empotrados, todos de madera. Cuando llegó la camarera le pregunté:
-¿Te pido la misma cerveza o querés otra?
-La misma
Después de que la camarera nos tomó el pedido decidí empezar a hablar, definitivamente esa situación de nerviosismo no podía permanecer mucho tiempo o iba a enloquecer.
-Tengo muchas cosas que decir así que espero no aburrirte, no dije nada hoy a la tarde por obvias razones de que estábamos en la base.
-¿Aburrirme? nah, eso no creo Mark...
-A mí no me importa que se ventilen mis cosas, y ya lo sabés, pero esto no sé... no quiero que se ventile salvo que yo quiera que así sea. Sé que hice muchas jodas, y no me arrepiento, pero ahora esto no es una joda y no me gustaría que se tome como tal. Y sí, estoy nervioso, y sí, sos la primera mujer que lo logra.
-Habla boludo, no te voy a derribar
-Nunca creí que nos íbamos a pelear por esto, de hecho creo que yo no podría pelearme con vos aunque quisiera...
¿Por qué tenía esa cara como de tristeza? Estaba sonriendo, pero debajo de esa sonrisa había algo más… y no parecía ser bueno…
-Sí admito que tenía miedo de mandarme una cagada, de decirte algo que cambiara nuestra relación para mal. Quizás debí hacerlo, pero ya no puedo volver el tiempo atrás. Entiendo que no te guste y que te haya molestado.
Ella asintió y solo dijo:
-Nop, ya sé que no se puede
-Además realmente no me gusta vivir pensando en el pasado, prefiero vivir el presente, y con esto no quiere decir que me olvide que hay un pasado atrás. Eso me lleva a la segunda parte de tu mensaje, Ryan. Que no haya dicho esto antes no tiene que ver con él del todo, pero sí en parte. Ya sabés que Ryan para mí fue el hermano que nunca tuve. Y sí, quizás estúpidamente, en parte creí que sería como traicionarlo a él decirte algo. Sé que suena estúpido, pero así es.
Ella me miró un segundo a los ojos y me dijo:
-La verdad no sé bien cómo explicarte, por eso te pedí que me lo dejaras pensar... o sea, no es un tema del pasado justamente, es.....
Esperé un rato para ver si seguía la frase, pero no lo hizo, era evidente que había algo que no quería decirme… Asumí que se trataba de que no quería nada conmigo así que seguí.
-Para mí tampoco es fácil, no te preocupes.
Mi intención nunca había sido obligarla a hablar, yo solo quería aclarar las cosas que no se habían entendido en la charla anterior.
-Entonces volvamos al presente... Creo que ya te había dicho por qué decidí decirte esto ahora. Siempre creí que preferías dejar las cosas así. Nunca creí que podía existir un "no sé" para mí siempre había sido un "no".
Ella cerró los ojos y respiró hondo, asumí que me iba a decir eso que no me estaba diciendo así que la dejé hablar.
-Ok, a ver, voy a tratar de explicarlo sin que me odies. Pero te voy a hacer una pregunta primero...
¿Te acordás cuando Ryan y yo empezamos a salir?
-Sí
Miró para abajo como si se estuviera avergonzando de algo ¿qué estaba pasando? No entendía nada, ¿qué tenía que ver Ryan? Pensé que ese punto ya estaba cerrado…
-Obvio que me acuerdo.
-¿Por qué te pensás que lo rechacé tantas veces?
Me miró otra vez a los ojos. Seguía sin entender qué tenía eso de relevante en ese momento.
-No sé cuantas veces rechazaste a Ryan, supongo que fueron varias.
Me miró con cara de “no te hagas el boludo seguro te debe haber contado” o eso creí entender… pero Ryan no me contaba esas cosas en tanto detalle.
-Es verdad, no sé cuantas veces fueron.
-Varias, muchas… hasta que pensé, bueno, dejate de joder Pao, el que te quiere es él, y es un tipo copado.
Esto no podía estar pasando, seguro estaba dormido y esta era una pesadilla de esas que me hacían despertarme ¿por qué no me estaba despertando?
-Después, bueno, Ryan murió...
Noté que se le había caído una lágrima al acordarse de él, pero… no entendía nada, ¿qué significaba esto? Se secó la cara casi al instante y siguió:
-Yo sabía que tenía que superar lo que... sentía por vos, que era como mi caprichito adolescente, pero encima vos siempre adorable, siempre haciéndome sentir que aunque no estuviéramos juntos, yo era la más importante... y eso la verdad, me volvía medio loca. Ryan nunca me estuvo tan encima como vos. Nunca.
Ok, a ver, esto no es una pesadilla porque no me estoy despertando… las cosas no pueden estar tan mal, en serio… ¿o sí pueden? ¡Ryan sos un boludo! Te cagaría a trompadas si no fuera porque estás muerto…
Se le volvieron a llenar los ojos de lágrimas y ya no me aguanté más y se las sequé yo. Ella me dejó pero después me apartó amablemente.
-Pero no quiero hablar más mal de él, no es el punto... Por eso cuando me decías lo del pasado... Es como al revés, para mí... Ya asumí que soy una viuda chiflada- se reía mientras lloraba, asumí que por los nervios. Yo ahora no estaba nervioso, creo que el shock me estaba haciendo ver en un segundo los últimos veinte años como si fueran una película retrocediéndose rápido. Ya no estaba nervioso pero ¿de qué me servía ahora?
-El tema es... ya lo superé. Y ahora es de verdad. Ese es el problema con un "nosotros" Mark... Lo tuve que superar, ¿y ahora resulta que no? No me gusta. Yo entendía que no querías compromisos, lo entendí, tardé pero lo entendí. Entendí lo que pensabas, que estábamos siempre a punto de morir, y por eso no querías nada que dure...
Soy un pelotudo…
-Pero después de Tyrol... no sé... por unos años esperé que me dijeras algo... yo no podía, sentía que todo lo de Ryan había sido una mentira si iba y te decía algo. Y me di cuenta que seguía sintiendo algo por vos, pero ya no era lo mismo que de chica...
Jamás en mi vida me había sentido tan mal, jamás me había sentido tan mierda de persona como me sentía en esos momentos…
-En un momento empecé a hacer lo mismo que hacías vos- Sonrió sarcásticamente, pero su cara seguía triste- Y bueno, eventualmente lo superé. Y te quiero. No era ningún pacto, para mí eran las cosas como eran. Y no sé si quiero desenterrarlo. Al superarlo crecí también, para bien o para mal. No soy la misma chica que se enamoró de vos.
Pasaron unos segundos, pero ella no dijo más nada, qué más podía decir, eso ya era suficiente…
-Antes que nada, la palabra odiar junto a tu nombre no existe en mi diccionario, y nunca va a existir. Hasta este momento siempre supe que era un desastre, pero creo que jamás estuve tan consciente de eso como ahora.
Y yo que había dicho que el pobre Han Solo era un desastre, yo comparado a él era Palpatine…
-Soy más que un desastre, así que creo que ya no hay palabra que me describa, debería buscar o inventar una. Y decí que Ryan está muerto porque si no lo cagaba a trompadas acá nomás… Aunque seguramente él tendría que cagarme a trompadas a mí también y todos sabemos quién ganaría…
Paola hizo un intento de reírse pero no podía… yo tampoco podía, de hecho no entendía como estaba haciendo para seguir hablando…
-Es lógico que esto no te guste... pero ¿sabés que es lo que a mí no me gusta? Todos estos años, desde que te conocí, juré que no iba a dejar que nadie te hiciera nada, que nadie te iba a lastimar, y que si eso pasaba lo iba a cagar a trompadas… Y justamente no puedo cagar a trompadas a nadie porque el hijo de puta fui yo…
No debí decir eso, pero se me había escapado sin querer.
-Mark, basta de hacerte la cabeza. Dolió en su momento, ahora ya está.
-No me estoy haciendo la cabeza. Digo las cosas como son. Pero dejame seguir, perdón por la puteada a mí mismo, me salió.
-Perdoná- dijo para dejarme seguir hablando.
-Y ahora... ¿cómo puedo decirte algo por no decírmelo si yo tampoco te dije nada? ¿Y cómo puedo decirte algo si tanto vos como yo lo hicimos por querer al otro? No tendría sentido… Además, hay cosas que no entiendo, vos decís que no sos la misma y para mí seguís siendo igual a cuando te conocí. O sea, con los obvios cambios que uno puede tener, pero sos la misma… Conmigo no cambiaste nada
-A veces las cosas cambian para seguir igual. Yo asumí que éramos amigos, no porque yo quisiera sino porque era así, porque estaba Ryan y después, no sé después, pero en un momento, lo que me pasaba con vos había quedado en lo que somos ahora, y nada más. Fue por esa época, un poco después, que salí con Sam, pero no funcionó al final. No sé decirte exactamente cuando fue, sólo sé que un tiempo después de que murió Ryan seguía esperando como una tonta... bueno, eso que pasó ayer. Pero lo superé... ¿Entendés? y superarlo fue parte de la persona que soy ahora, aunque no haya cambiado nuestra relación... Y no sé si quiero desandar el camino. Si si, ya sé, que no es desandar, que es mirar hacia adelante, pero para mí no, para mí justamente ESO sería mirar hacia atrás. Eso estoy tratando de decirte.
Se mordió el labio, seguramente no quería irse tanto de boca, pero realmente ¿nos había servido de algo callar todo eso? Las cosas estaban así ahora por no haber hablado antes…
-Tampoco tiene sentido seguir callándose las cosas, ¿no nos funcionó eso hasta ahora no?
-Nop
Traté de sonreír, pero sabía que no me había salido como siempre, esa situación me estaba matando.
-Así que bueno, supongo que ahora me toca a mí volver a atrás... Cuando te conocí obviamente me pareciste una chica hermosa, de hecho debés acordarte cuando nos rechazaste a los dos…
Eso sí me hizo reír, esa época había sido la mejor época de mi vida.
-La verdad era que yo no me había enamorado más después de lo de Lucy, y supuse que eso iba a seguir así siempre. Y Ryan bueno, él estaba loco por vos, así que obviamente que lo iba a ayudar.
No tenía sentido ya callar más nada, si me iba a equivocar qué más daba, peor las cosas no podían estar.
-Cuando fuimos a hablar con tu padre, todavía lo recuerdo, fui yo el que tomó las riendas, porque sabía que él se iba a enojar más conmigo, y realmente a mí poco me importaba que se enojara. Pero para Ryan se podía complicar, así que fui yo el que le habló. Nunca me voy a arrepentir de haberlo ayudado, porque él te quería mucho, jamás me habló de otra mujer que no fueras vos. Al menos no con esa cara de idiota que ponía cuando hablaba de vos. Cuando pasamos al plan B, el día que yo los dejé solos, conocí a Priscila. A Priscila la quise mucho, pero no terminó bien, ella quería algo que yo no le podía dar. Quería casarse, tener hijos, y todas esas cosas que yo no quería. Y si bien me dejó ella, yo sabía que no iba a poder retenerla mucho más si su objetivo y el mío eran tan diferentes…
Ella suspiró.
-El tema es que, tampoco es que te quiero menos por todo eso, y no es cuestión de lamentarse por lo que no pasó, no buscaba eso, disculpame si sonó así... no me quejo de mi vida, justamente, Ryan fue maravilloso, y después la pasé bien, que se yo, es como que acepté que las cosas eran de una manera hace mucho ya, y sin darme cuenta. Es volver a evaluar eso lo que me pone un poco triste... Cuando digo que me costó trabajo superar lo que sentía por vos, no me estoy lamentando, fue parte de mi vida. Sobreviví a 2 guerras y voy a sobrevivir a una tercera si el cielo me lo permite. Conocí gente maravillosa, perdí amigos, gané otros, está bien como está... el problema es que me pedís que te cambie de lugar justo cuando ya te había acomodado en el que yo creí que querías estar..... Y sí, me puse celosa cuando te fuiste a la fiestita de la pendeja esa. No porque fueras a estar con alguien, sino porque me molestó que sigas en la misma; no tendría que haberlo hecho, perdoname. Y sí, fueron celos, o sea, siempre te voy a querer, pero no sé si quiero cambiar de lugar. Ay no entiendo nada. Tu culpa…
Ella se rió, esta vez yo también me reí y no dolió tanto…
-¡Mozo! ¡un Martini! Perdoname pero a esta altura de la noche una cerveza me queda chica.
-Un whisky para mí- le pedí al mozo y después de que se fué seguí- Si me dejás voy a terminar lo que estaba diciendo y después sigo con lo último que dijiste.
-Perdona…
-Lo de Priscila me pegó más de lo que me hubiera gustado, no solo porque la quería sino porque la perdí. Ella no quiso volver a hablar conmigo, ni salir, ni nada. No me respondió más los mensajes que le mandé. Y bueno... desde esa vez no la volví a ver, ni tampoco supe más nada de su vida. Podría haberla buscado, pero respeté su decisión. Después de eso, no volví a tener una relación seria. Tampoco volví a querer a alguien como a ella. A veces me pasó que las chicas con las que estaba se enganchaban, no me gustaba eso, así que por lo general trataba de que me duraran lo menos posible las relaciones que tenía… Y bueno, no sé cuando fue. Sé que pasaron algunos años después de la muerte de Ryan, no sé decir con exactitud cuándo… Porque no me di cuenta. Ni tampoco lo pensé al principio. Primero creí que me sentía así porque con vos podía hablar de cualquier cosa, y vos me entendías y hablábamos de todo. Después creí que era porque me había propuesto tanto protegerte que las cosas se me estaban mezclando. Creo que fue cuando dejé de pensarlo que me di cuenta que lo que sentía por vos no lo había sentido por nadie antes. Quizás era similar a lo que había sentido por Lucy, pero... bueno, con muchos años más encima, y dos guerras en vez de una...
-Ya lo sé. Por eso quería que lo pensáramos con tranquilidad. O sea, ambos somos un desastre. No es el punto ese, y nunca lo fue. Pero la cosa es esta, yo hubiera sido feliz con vos hace mucho tiempo. Y ahora soy feliz así como estamos. No sé si quiero arriesgarme a dejar de ser feliz como soy ahora. Decime egoísta si querés, pero como mínimo lo quiero pensar un poco.
-Eso ya lo entendí. Y sería un idiota sino lo respetara. Pero igual todavía no había terminado- y me volví a reír- La realidad es que yo también necesito pensar... Si antes creí que te podía lastimar, ahora, aunque ya lo haya hecho... no lo quiero volver a hacer…
Se me había complicado poner eso en una frase…
-Supongo que ahora me toca a mí estar en tu lugar. Aún así... no quiero que cambie nuestra relación, salvo que los dos decidamos que sea así.
-No va a cambiar Mark, o sea, no mas de lo que ya cambió...
-Y eso me alegra. Sé que no fue fácil para vos decirlo, así que gracias, realmente prefiero saberlo, aunque... no me guste. Y quizás ya no sirva de nada, pero no sería yo sino te lo digo, perdoname.
-No hay problema, en serio.
-Prometeme algo.
 -Depende que sea.
-Que cuando dejes de estar feliz en esta situación, pase lo que pase, estemos en el medio de una guerra, yo esté casado y con diez hijos, o resucite el mismo Ryan me lo vas a decir.
-Está bien, prometido.
-Que bien, ahora puedo estar tranquilo, tengo una fiesta que organizar… Mi grupo se lo merece. Bueno, Zedox como siempre va a tener que laburar extra.
-¿Que tenes pensado?
-Alquilar un lugar grande, un bar, y hacer una buena fiesta para el grupo aéreo y para los que estuvieron en batalla. Voy a invitar a Rick y a Max también, espero que vengan. Ya mandé mensajes a la gente que conozco que canta o que tiene una banda, voy a llevar algunos fichines… por ahí les digo a los viejos que armen un torneo de Poker
-YUUUJUUUUU
-Obviamente ya le pedí a William que vaya preparando el alcohol. Él sabe lo que hay que comprar, le dije que le pida la guita que necesite a Zedox ¿Querés que haya algo en particular en la fiesta? aprovechá que estás hablando con el organizador
-Prefiero las sorpresas
-Seguramente haya bastantes sorpresas, aunque ya te conté la mitad de las cosas, pero bueno...
-No me voy a acordar
-Deberías dejar de tomar, o no vas a poder manejar… En fin, no me hagas caso, tomá lo que quieras, después veo que hago. Te meteré en un taxi y dejaré acá uno de los ciclones y mañana lo vendré a buscar.
-¿Sabes la cantidad de veces que pilotee el VF-4 borracha?
-¿Sabías que tus reflejos no están bien cuando estás borracha? En fin, creo que eso ya te lo dije unas diez veces.
-Esas precauciones son para los “walklings”
-¿”Walklings”? ¿les pusiste nombre?
Me morí de risa, no al punto de olvidarme de lo que había pasado pero casi me reí como siempre. Paola era muy cute cuando quería. Ella también se empezó a reír.
-Supongo entonces que si no estás borracha podemos bailar un rato, prometo no propasarme.
Me acordé de los miles de chistes que había hecho de ese estilo, muchos, de las muchas veces que dije que estaba con ella cuando no era así… soy un pelotudo…
Volvimos, Paola conduciendo de forma un tanto discutible pero me había dado cuenta cuando ya estábamos viajando.
Si había podido conducir hasta ahí a 300 km/h en el ciclón iba a poder caminar hasta su cuarto. La saludé como un día normal de mi vida nada normal.

Pensé que necesitaba matarme a piñas con alguien, ahhh sí, seguramente William me iba a hacer el aguante.
"Necesito pelearme con alguien, ¿estás disponible?"
La respuesta fue:
"Pase por el gimnasio señor"
Era mejor pelearme con William que armar bardo en un bar peleándome con desconocidos.
Me fui a duchar y a ponerme ropa para ir al gimnasio. No me iba a venir nada mal que me golpeen un poco.
William estaba entrenando con otros nueve hombres de su escuadrón. Saludé con un "Buenas noches" general y todos me respondieron con el típico "Buenas noches, Señor!" al unísono, muy marcial y sin mirarme. Cada uno siguió en su pelea. Cierto que yo era el capitán, estaba tan en otra que no entendía nada.
-Hola William, que bueno que estabas despierto, y si no te iba a despertar igual
-Entrenamos al menos 3 veces por semana, nos acostamos temprano
-Ahhh cierto que tengo el horario corrido, no sé ni qué hora es.....
William era durísimo, ya habíamos entrenado otras veces y había quedado hecho pelota, esta no era la excepción, pero era lo que yo quería…
Sabía que probablemente me desmayaran de una trompada en algún momento así que cuando vino Zedox (no entendía cómo también tenía tiempo para pelear con William) les dije a ambos que si me noqueaban me llevaran a mi habitación.
Y así fue, porque en un momento sé que perdí el sentido y varias horas después me desperté en mi cuarto.

De todos los escenarios que alguna vez pude imaginar, este no solo nunca lo imaginé, sino que es el peor...
¿Cómo pude estar veinte años sin darme cuenta? Ahora cada vez que recuerdo algo, cualquier cosa, me pongo a pensar en que la estaba lastimando sin saber... El solo recordar los primeros tiempos, cuando salíamos los cuatro, con Ryan y Priscila... no puedo seguir pensando en eso o me voy a volver loco... ¿Cómo pudo vivir 20 años con esto? Maldición... lo único que nunca quise fue lastimarla y lo hice durante todo este tiempo... Ella dice que ahora está todo bien, pero ¿cómo puedo estar seguro? 
Algo bueno puedo rescatar de todo esto, al menos bueno para ella, quiere que las cosas sigan como están, y no la culpo... Cómo puedo siquiera pensar que pueda pasar algo ahora, ya era un desastre antes, cuando temía que no funcionara y se arruinara nuestra amistad, ahora sería un desastre peor... cómo puedo intentar algo siquiera... No, esta vez no voy a hacer nada, porque no puedo hacer nada. Maldición, odio no poder hacer nada...
¿Por qué tuve que estar tan ciego? Si lo hubiera visto me hubiera alejado a tiempo... soy un pelotudo. 
¿Ryan sabía esto? No, seguro que no... me había contado todas las veces que Paola lo rechazó... sí sabía que habían sido varias pero... ¿tantas? Es cierto que yo no le preguntaba mucho por la relación, pero... ¿cómo puede ser que si la quería tanto yo fuera más atento que él? Ryan eras un pelotudo igual que yo, con razón nos llevábamos tan bien...
Y yo fui el que lo ayudó a Ryan, cuando ella no quería estar con él sino conmigo... ¡soy un forro! El solamente pensar eso hace que me sienta peor, maldita sea... esta situación apesta...
Lo peor es que ni siquiera me puedo arrepentir, lo que hice no fue con malas intenciones y hubiera ayudado a Ryan fuera con Paola o fuera con cualquier otra... ¡Maldita sea Ryan! al menos la hubieras tratado como se merecía...
William pega duro, me duele todo el cuerpo, que bueno que tengo el día libre... no, no es bueno, me la voy a pasar pensando todo el día... 
Tengo que superar esto rápido, no puedo estar pensando en esto cuando acaba de empezar otra guerra, y para colmo leí los informes y parece que todavía quedan haydonitas por ahí dando vueltas...
Pero definitivamente un día no me va a alcanzar para esto... ¿Debería pedirle un día más a Trisha?
Encima lo peor es que no puedo hablar de esto con nadie, no quiero hablar con los viejos, les voy a echar la culpa cuando ellos no tienen nada que ver... Tampoco puedo hablar con Zedox, es obvio que él no lo va a enteder... Maldición... podría contarle a Kate... A ella le pasaron cosas peores, bueno, ahora que lo pienso no sé quién de los dos está peor... Sí, voy a ir a ver a Kate, necesito imperiosamente hablar de esto con alguien o mi mente va a explotar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario